LUNES 22 de Julio de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Datos: El 18,6% de los hogares se encuentra en condiciones de inseguridad alimentaria

En 2022, un 18,6% de los hogares se encontraron en condiciones de inseguridad alimentaria, un punto porcentual menos que en 2021 y por debajo del 22,1% alcanzado en 2020. La tasa de pobreza sería del 50% de la población sin la ayuda de los planes sociales.

La inseguridad alimentaria, reducción involuntaria por razones económicas de la porción de comida y/o la percepción de experiencias frecuentes de hambre, alcanza al 18,6% de los hogares en la Argentina, de acuerdo con un informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina (UCA).

En 2022, un 18,6% de los hogares se encontraron en condiciones de inseguridad alimentaria, un punto porcentual menos que en 2021 y por debajo del 22,1% alcanzado en 2020, en el marco del inicio de la pandemia que afectó el ingreso de los hogares.

Dentro de la inseguridad alimentaria, se distingue la situación de inseguridad alimentaria moderada, que alcanza a 10,6% de los hogares (11,4% en 2021 y 13,3% en 2020), y severa, en la que se encuentran 8% de los hogares (8,2% en 2021 y 8,8% en 2020).

Esto está determinado por "la aceleración inflacionaria a partir de 2018, que marcó niveles altos definiendo una tendencia sostenida en general y para los precios de los alimentos en particular, todo esto en un contexto marcado por el estancamiento en la generación de empleo registrado".

Juan Ignacio Bonfiglio, uno de los investigadores a cargo del informe, señaló que "la privación alimentaria se incrementó de manera fuertemente sostenida hasta 2020, con pico máximo en la pandemia, donde se incrementa la privación moderada y severa".

"Después se observa una privación parcial que no llega a niveles de 2019", agregó.

En una presentación a la prensa que se realizó en la sede de la UCA en Puerto Madero, dijo que "en 2020, cuando se implementa la Tarjeta Alimentar, tenemos el punto más alto", y destacó que "el impacto de la pandemia hubiera sido más fuerte si no hubiera estado esta asignación".

Detalló que "los hogares que residen en barrios de nivel socioeconómico bajo o villas y barrios populares marcan una tendencia diferenciada de los estratos medios, capturan gran parte del impacto del deterioro de la situación en términos alimentarios"

En los hogares con inseguridad alimentaria, el 57,4% de los ingresos son laborales, mientras que 25,9% son ingresos por programas o pensiones no contributivas y 16,6% son ingresos no laborales.

A su turno, Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA-UCA), señaló que "el aumento de los planes sociales brindaron una protección ingresos complementarios para sortear una situación de inflación".

Aclaró que "la población no sobrevive con planes sociales, realiza otras actividades que les permite tener un ingreso que cubre sus necesidades, no para salir de la pobreza, apenas para salir de la indigencia".

En diciembre pasado, el informe "Deudas sociales en la Argentina urbana 2010-2022" de la UCA indicó que la pobreza pasó de 33,4% a 35% de la población de 2021 a 2022 y la indigencia de 9% a 8,1%, con un 43,1% de la población (alrededor de 19 millones de personas) bajo alguna de estas dos condiciones en 2022.

En este contexto, Salvia consideró que "es imposible retirar ayudas sin que implique un costo político y social" y "sin mecanismos de generación de inversión y empleo", y sostuvo que para eso "necesitamos multiplicar la inversión de las empresas".

El vicepresidente de Cáritas Argentina, Monseñor Gustavo Carrara, dijo que "la indigencia y la pobreza es la verdadera brecha que tiene la Argentina; en estos 40 años de recuperación de la democracia, va variando de un espacio (político) a otro y no logramos reducir esta brecha con los más pobres, sobre todo con los más indigentes, el desafío grande es este".

De cara a la próxima Colecta Anual de Cáritas que se realizará el sábado 10 y domingo 11 de junio en todo el país, Carrara dijo que "hay que pensar nuevas estrategias para reducir la pobreza y la indigencia en Argentina, y la integración socio urbana es un camino para ello".

Paula Porce, vicedirectora de Cáritas Argentina y directora de Cáritas Morón, dijo que "estamos asistiendo a entre 1,5 y 2 millones de personas", al tiempo que señaló: "estamos trabajando fuertemente para acompañar que el menú sea con valor nutricional y en el mejoramiento de los espacios con equipamiento e infraestructura". (Télam)

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.