LUNES 17 de Junio de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Cuidar la salud mental de niños y adolescentes

Un tema que ocupa y preocupa a grupos interdisciplinarios de todo el mundo, es la notable incidencia que tienen las redes sociales en niños-niñas y adolescentes.

En varias oportunidades hemos indicado en esta columna que hoy, el avance de la tecnología, constituye un elemento que coadyuva a que se produzcan episodios, algunos trágicos, y que no son adecuadamente contemplados en el círculo familiar, que es donde normalmente se establecen.

Esto ha llevado a que la exposición excesiva a TikTok, Instagram, Twitter, y otras redes sociales, sean motivo de debate entre los psicólogos, psiquiatras y familias del mundo.

Muy fresco aún, lo sucedido a la niña argentina que se tiró del tercer piso y sorprende la decisión de las mellizas de 12 años rusas que se lanzaron al vacío desde un sexto piso, poniendo fin a sus vidas.

Según parece tras analizar sus teléfonos y computadoras, como parte de uno de los juegos, que aparecen en TikTok y La Ballena, por nombrar los dos mas populares entre el segmento de niños, niñas y adolescentes, se llegó a la conclusión que fueron motivadores de las decisiones trágicas.

Es también la salida que encuentran cuando, por ausencia de diálogo familiar, no hallan respuestas al acoso que se produce -normalmente- en establecimientos educativos, a través del bulling.

A los efectos de conocer más en profundidad qué fenómeno altera el normal desarrollo mental de niños y adolescentes es que requerimos conocer detalles sobre el uso continuo de las redes sociales por parte de ellos.

El tema preocupa y mucho a los padres por temor a que dañen su salud mental. A los efectos de lograr explicar qué hay de verdad acerca de sus posibles riesgos y ver qué acciones adoptar con el uso indiscriminado de las redes sociales, pudimos establecer a través de informes de distintos especialistas.

Hay quienes tienen distintos puntos de vista, pero que son útiles para que se pueda plantear un serio debate en torno a las formas de controlar sus efectos negativos, ya con incidencia global.

‘El director general de Sanidad de Estados Unidos, doctor Vivek Murthy, pidió una “acción inmediata” por parte de las empresas tecnológicas y de los legisladores para proteger la salud mental de los niños y adolescentes en las redes sociales, como Instagram, TikTok y Snapchat’.

El tema ha sido tratado por diversos medios periodísticos, nacionales e internacionales, atentos a que la problemática ya está generando intranquilidad en distintas sociedades del mundo.

Los casos que resultan perturbadores de la mente de niños y adolescentes, pareciera constituir un problema que no encuentra los mecanismos para reencausarlo y alejar los riesgos que infiere el tiempo que pasan, de su vida activa, utilizando las redes sociales.

Esta actividad ha encendido la alarma entre los profesionales de la medicina, que apuntan a un notorio aumento en las investigaciones sobre el daño que estas plataformas pueden causar a los más jóvenes.

Entre otros aspectos que deben comenzar a ser considerados es que el uso excesivo puede provocar efectos contraproducentes en los jóvenes: aislamiento social, distorsión entre el mundo real y virtual, falta de atención hacia otras actividades, depresión, ansiedad, problemas de salud y fracaso escolar, frustraciones cuyas derivaciones son insospechadas.

Si estos síntomas ya han sido detectados y provocado un alerta en los grupos interdisciplinarios que analizan y estudian el comportamiento y las acciones de niños y adolescentes, se hace necesario que familiarmente se tomen las medidas de control, que sin ser coercitivas ni limitativas del crecimiento y desarrollo de los más chicos, los eduque y alerte sobre los riesgos que implica un exceso que finalmente se convierte en una adicción realmente grave.

La sociedad está realmente preocupada por las contingencias graves que se producen a nivel de niños, niñas y adolescentes ante la desmedida e incontrolada compulsión a las redes sociales que son analizadas para procurar los mecanismos que permitan comprenderlas sin los riesgos de una manipulación tecnológica que no alcanzan a comprender.

Ahora debe sumarse el avance vertiginoso de la denominada AI (inteligencia artificial), cuyos efectos e incidencia en el plano del trabajo y la educación ya está provocando severos problemas que pronostican agravarse a futuro.

El tema de los avances tecnológicos que se están produciendo y conmoviendo a todas las sociedades del mundo, debe constituir uno de los problemas que tomado a tiempo podrá controlarse. Evidente necesidad de estudiarlas y generar normas y seguimiento, en especial cuando están a disposición de los más chicos.

Dejemos de mirar cómo suceden los hechos, es hora de actuar.
 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.