SÁBADO 20 de Julio de 2024
 
 
Compartir
Twittear
 

Colapsa Buenos Aires, más saqueos sacuden el país

Los últimos acontecimientos señalan una avanzada social que pone en serio riesgo la estabilidad institucional del país.

Los saqueos que, organizadamente, van azotando a gran parte del país, señalan una proyección generalizada que preocupa a las autoridades provinciales y naturalmente tiene en jaque a las fuerzas de seguridad nacionales.

Todos están alertas y realizando controles de redes sociales, el mecanismo por el cual se realizan y programan los avances sobre supermercados, carnicerías, grandes almacenes, depósitos diversos, que está siendo aprovechado por los grupos delictivos que apuntan a negocios redituables como boutiques, perfumerías, casas de repuestos, entre los que se han señalado como los invadidos por hordas de jóvenes con rostro cubierto que roban y rompen las instalaciones de los negocios apuntados.

Otro síntoma de lo que se supone un comienzo de ‘estallido social’, es la avanzada en distintas rutas de acceso a la Capital Federal, caso Autopista del Oeste, donde invadían la calzada y avanzaban sobre camiones de transporte que circulaban por la misma, robando todo lo que trasladaban.

Con extraña simultaneidad, Buenos Aires, los accesos y la 9 de Julio, colapsaron con una manifestación piquetera, numerosa como pocas veces se había registrado.

Transitaban con cartelería, donde piden alimentos, señalando ‘Basta de pasar hambre’ y al ser tan masiva generaron un caos, atento a que cubrieron no sólo los lugares habituales, sino calles aledañas, con lo cual el tránsito fue paralizado totalmente.

Mientras estos movimientos se producen, el interior del país, sigue sufriendo los actos de pillaje, que ya no apunta únicamente a lugares donde el saqueo es por alimentos, ahora es un vale todo y son pocos los que se salvan.

Por otra parte se ha podido establecer que diferentes grupos invaden una arteria determinada, previamente estudiada y arrasan con todos los negocios allí ubicados.

De alguna manera, si nos remitimos a las declaraciones de la dirigencia del Polo Obrero, de la Unidad Piquetera, integrada por 34 grupos sociales, la gente ‘tiene hambre y -aseguraban- si no reparan el problema generado por la falta de asistencia, saldrán a la calle para proveerse de lo que necesitan para alimentarse, ellos y sus familias’.

Estos mecanismos de saqueo en ‘banda’ se produjeron en el conurbano bonaerense, en puntuales localidades como Moreno, José C. Paz, Luján, habiéndose registrado otros intentos que la intervención policial evitó.

Si el objetivo era alterar sistemáticamente al país, mostrando cuál sería el resultado de una eclosión social, lo están logrando; más allá de las diferentes manifestaciones de las autoridades nacionales y de seguridad que en alguna medida han procurado bajarle temperatura a una situación realmente compleja.

En la tarde del miércoles, sobre las 20,30 horas más de 20 personas jóvenes, comandadas por un mayor de 51 años, irrumpieron en una carnicería, considerada la más importante de Merlo por sus dimensiones, y la vaciaron de carne envasada y cortes de diversa naturaleza, rompieron heladeras y se llevaron el dinero de la caja.

Por la intervención policial, aunque no llegó en el momento del saqueo y robo, se pudo detener al que comandó el operativo pillaje, resultando un personaje con un extenso prontuario delincuencial.

Los sucesos se van agravando y se ha mezclado la necesidad real de falta de alimentos con la acción de bandas criminales que aprovechando estos movimientos proceden con total impunidad, generando un fundado temor en los vecinos del conurbano, que hasta el momento es el que mayormente ha sido azotado por estas circunstancias que se viven en las últimas horas.

Las autoridades presumen que lo que resta para el fin de semana será aprovechado y podrían registrarse otros hechos de saqueos de mercaderías diversas y robos a comercios, acciones que presumen se pueden repetir en distintos puntos del país.

Ya no sólo reina desconcierto en la sociedad, sino que ahora se siente conmovida y con enormes dudas sobre el futuro. Todo indica que las acciones de las fuerzas de seguridad no alcanzan a evitar los latrocinios que están vulnerando seriamente al comercio en general y amenazan convertirse en un accionar habitual, organizado, que hasta ahora -suponemos- están probando los puntos débiles.

En síntesis, habíamos comentado en nuestras entregas anteriores, las expresiones agresivas de los dirigentes de los sectores sociales, que venían preanunciando que de no responderse a los reclamos, habría una reacción en cadena que resultaría muy difícil de parar.

La realidad de los sucesos está demostrando que de la amenaza pasaron a hechos concretos. La duda es ¿Podrán evitar que se incrementen?
 
 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.