JUEVES 08 de Diciembre de 2022
 
 
Compartir
Twittear
 

Cecilia Grierson , símbolo de lucha y entrega

En la Argentina, Cecilia Grierson es prácticamente una desconocida. Sin embargo, es una de las mujeres más extraordinarias que dio la Nación.

En los países sudamericanos, su inquietante figura está presente en los manuales de historia de la medicina con el mote de primera mujer en fundar una escuela de enfermería en el continente y de ser también la primera médica recibida en estas pampas. Semejante pergamino la proyectó, además, hacia el espacio educativo internacional; dimensión a la que dedicó en el país cuarenta y dos años de su dilatada existencia. En Quito, Ecuador, un jardín de infantes lleva su nombre. 

En Argentina, la impronta de Cecilia está ligada, aparte de su escuela, a ciertos modelos de compromiso social que han tomado la forma de fundaciones no gubernamentales y que mantienen viva la memoria de la primera mujer que consiguió derrocar el patriarcado de la medicina en el país.

Estamos hablando de una mujer del Siglo XIX que se atrevió a profanar el conocimiento científico custodiado hasta ese momento por varones. Romper un modelo social con más de 100 años de vigor varonil en los claustros de la Facultad de Medicina, no le fue fácil. El primer cimbronazo lo causó Elida Paso, cuando, luego de estudiar farmacia, (es nuestra primera mujer farmacéutica y universitaria) decidió seguir ciencias médicas. No la dejaron. Pero un recurso de amparo que presentó ante los tribunales superiores le abrió las puertas al conocimiento galénico. 

Hija de inmigrantes escoceses, pasó su infancia en Uruguay y Entre Ríos. Estudió en colegios ingleses hasta que la revolución de 1870 afectó la economía familiar y tuvo que regresar. De adolescente ejerció como maestra para ayudar a su familia y logró el título de esa profesión. Fue la enfermedad y fallecimiento de una amiga los sucesos que despertaron su vocación por la Medicina.

En 1883 ingresó a la universidad, y en 1886, durante un brote de cólera en Buenos Aires, la tercera epidemia del siglo, los estudiantes de medicina fueron convocados a prestar servicios:

“Los días agotadores pasados en la casa de Aislamiento me hicieron concebir la idea de educar a enfermeras... El mejor medio de proporcionar alivio a los que sufren es colocar a su lado personas comprensivas, afables y capacitadas que puedan colaborar con el médico en la lucha por recobrar la salud”.
 
La primera médica argentina

El 2 de julio de 1889, a sus 30 años, fue la primera mujer en graduarse de la Facultad de Ciencias Médicas de la UBA. Fundó la Escuela de Enfermeras del Círculo Médico Argentino, la Asociación Médica Argentina, la Sociedad Argentina de Primeros Auxilios y la Asociación Obstétrica Nacional de Parteras.
(Escuela de Enfermeras del Círculo Médico Argentino. Circa 1909. Archivo General de la Nación).

Lucha por los derechos femeninos

Junto con Alicia Moreau de Justo, Elvira Rawson y Julieta Lanteri iniciaron la lucha por los derechos civiles y políticos femeninos, impulsadas por los debates y protestas que se sucedieron durante la primera década del siglo XX. Algunos de estos temas son los que desarrollamos en nuestra exhibición ‘Los rostros de la Argentina Moderna‘.

Fue elegida como presidenta del Primer Congreso Femenino Internacional, que se realizó en mayo de 1910 en el salón de la sociedad Unione Operai Italiani que estaba en la calle Cuyo 1356 (actual calle Sarmiento).

Ejerció la docencia universitaria y en su consultorio particular se ocupó también de los niños sordomudos.

Su legado

Cecilia Grierson pasó sus últimos años con una magra jubilación en una propiedad en la localidad de Los Cocos (Córdoba), que en 1924 donaría al Consejo Nacional de Educación para que sea la escuela que lleva su nombre.
 

Dr. Juan José Penna

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.