MARTES 07 de Febrero de 2023
 
 
Compartir
Twittear
 

Campaña floja de ideas y proyectos 

La actividad política de campaña está iniciando su recorrido, para algunos hasta el 12 de febrero, y de superar la interna, la mira puesta en el 14 de mayo.

La sociedad pampeana está muy “tranqui” dirían los chicos y chicas. El verano, que está pegando fuerte los mantiene alejados del escenario de los políticos y están más recostados a “piletear” y aprovechar las noches cálidas para compartir con amigos.

Interesados en conocer que cómo va el ánimo de los piquenses, y que por reflejo podríamos atisbar qué pasa en otros puntos de la provincia, salimos y mantuvimos varios diálogos con distintos ‘target’, situación que nos permitió percibir un detalle en común: “por ahora hay escaso interés”. 

Inclusive nos llamó poderosamente la atención que, cuando profundizamos en torno a la integración de listas, nombres que las integran, entre otros detalles, una gran mayoría ni tiene idea de quiénes son los que se enuncian después de las fórmulas, normalmente los más conocidos, que encabezan.

En los que podríamos considerar “mayores”, conocen más de los candidatos que disputarán las presidenciales, que los nombres locales. Un fenómeno que debería resultar una preocupación para los que se “candidatean”, el desconocimiento conduce irreversiblemente a no correr riesgos y van a lo que más conocen.

Por otra parte, los mas “sesudos” nos indicaban: “se están peleando por la ‘pega’, porque -agregaban- a ninguno hemos escuchado expresar qué tienen pensado para ir dando soluciones a los problemas que aquejan a los piquenses” y, por lo que observamos, esto tiene un corrimiento hacia toda la provincia.

Algunos nombres conocidos por el desarrollo de sus actividades, comerciales y o profesionales, son mayormente analizados por los que resultan contemporáneos. En los más jóvenes -por ahora- no están contemplados y por lo que pudimos establecer tampoco muestran interés en hacerlo.

Dijimos que resultaba, por lo menos hasta el presente, una campaña flaca, desdibujada, donde están totalmente ausentes las propuestas y los proyectos. 

Sí hay críticas, como la fórmula mágica que se traduzca en futuros “votos”. Pareciera que le están apuntando a un segmento de disconformes y para ello señalan los aspectos de gestión que faltan o los que han dejado de ejecutar.

Tampoco, tras la censura, aparece la forma en que remediarían esa falencia de trabajo para la comunidad, en particular o general.

Ahora, la idea es plantear todo lo malo que se pueda señalar, como medio para lograr el fin que no es otra cosa que los votantes, ya sea en la interna del 12 de febrero o las finales -a quien le corresponda- el 14 de mayo.

Se supone que en toda gestión siempre se van a encontrar falencias o acciones que van a contramano de lo que el opositor político realizaría. Esto es natural y forma parte de la argumentación que se puede esgrimir para lograr peso específico en la trama política.

Profundizando en los contenidos de muchos de nuestros ocasionales interlocutores, llama poderosamente la atención que pretendan un voto a lo desconocido, solo proyectando la figura de las cabezas principales. 

Eso sería restablecer la negatividad que, a nuestro juicio, tienen las listas “sábana”, donde se amontonan nombres cuyas trayectorias en la función pública o sus actividades privadas la mayoría desconoce.

Esto se percibe y no es necesario ser un experto analista político, para entender que esta costumbre se está perdiendo y ya son mayoría los que optan por lo que conocen y por ende les da más confianza. 

En razón de ello es que, si nosotros lo recogimos en nuestra corta pero fructífera recorrida, quienes están elaborando los planes de campaña lo deberían tener en cuenta. 

Por ahora están mostrando una “miopía” que llama poderosamente la atención. Se puede entender que quienes diagraman una campaña y no pertenecen al terruño, muestren su capacidad y formación para la organización, pero la operatividad debería estar a cargo de quienes conocen o dicen conocer a la gente del lugar.

Es evidente -y se nota- que no juega de la misma manera un político en campaña en Santa Rosa, capital de la provincia, que la acción que puede desarrollar en Puelén, Limay Mahuida, Santa Isabel, La Reforma, entre otros puntos que tienen otros objetivos y una forma de convivencia que los diferencia del capitalino que está sumergido los 365 días del año en donde se genera la actividad política.

Pero, al margen de esta observación que merece un análisis más profundo, habíamos focalizado nuestra mirada en una sensación de enorme desinterés por la acción política y eso nos había llamado la atención.

Nuestro “paneo” nos dejó como saldo: que la ciudadanía está en la etapa de “vacacionar”, no solo física sino mentalmente. El año que dejamos atrás fue difícil, con muchos conflictos y sacudones por los efectos de una pandemia cuyos resabios aún se sienten hoy, en el 2023, que recién ha comenzado.

Entendemos -por lo que se ve- que será una campaña atípica. Tal vez tome ritmo sobre las fechas de la interna o ya más lanzados en mayo. Pero por ahora, insistimos: “campaña flaca, donde -hasta el momento- hay una notoria ausencia de propuestas”.
 

Escriba su comentario

Tu email no sera publicado.