Provinciales | 23 años | auto | Toay

23 años después, los mismos, pero al revés

La insólita noticia que supuso el hallazgo de los restos de un auto de competición enterrado en el patio de una casa de Toay sumó más datos ayer: los mismos que en su momento lo enterraron fueron los encargados de desenterrarlo.

El hallazgo, vale recordarlo, se produjo el lunes por la tarde, cuando operarios excavaban en la casa de Gabriela De Lillo para instalar una pileta y se toparon con los restos de un Ford Fairlane que corrió en el Supercar Pampeano entre 1996 y 1998.

Leer mas: Encontraron un auto enterrado en Toay

“Un grupo de amigos armó una peña para solventar los gastos pero los resultados no fueron los esperados. Eso, sumado a diferencias de criterios generó que algunos decidieron terminar con el sueño enterrándolo. Sacaron lo que pudieron y sepultaron el chasis con la carrocería”, contó el historiador Pedro Vigne.

Pero lo dicho, el descubrimiento no fue el final de la historia. Es que por las dimensiones del “muerto” fue necesario contratar maquinarias para retirarlo. Y en Toay, la única firma que presta ese servicio es la de los hermanos “Toto” y “Larry” Larregui.

image.png

El tema es que hace 23 años también eran la única. Y los Larregui eran dos de los principales “inversionistas” en el auto. ¿Conclusión? Molestos por la falta de resultados y en medio de alguna discusión –acalorada, por supuesto- fueron quienes “resolvieron” la cuestión:

¿Así que el auto es el problema? – dijo uno. Y respondió enseguida: - Listo. Tomá el volante vos, las ruedas vos, las butacas vos, el diferencial vos, yo me quedo con el motor y lo enterramos.

Cuenta la historia que nadie les creyó en un primer momento. Ni siquiera Daniel Lucero, el mecánico que atendía el auto y que, aún incrédulo, se convirtió en la mañana siguiente en testigo privilegiado del soterramiento en el patio de su taller, que hoy es la casa de De Lillo, el mismo lugar en el que los Larregui cerraron el círculo. 23 años después.

Agencia Santa Rosa

Dejá tu comentario